sábado, 19 de abril de 2008

[Eva]Risto Mejide, la fascinación del bárbaro

Operación triunfo, como muchos concursos televisivos con «jurado», incluye en éste un miembro que ejerce de malo. También la Iglesia católica contempla su figura para el concurso de beatificaciones. Lo llama «abogado del diablo». La razón de este personaje es poner a prueba el grado de resistencia psicológica y la capacidad del concursante para defender su sueño artístico o su santidad. Pero más allá de esta intención directa sobre el concursante, que es vilipendiado y humillado por el actor de turno en el papel de jurado, fiscal o abogado del diablo, hay otra cuestión sobre la que cabe reflexionar. Aludo a la fascinación que este tipo de villano brutal y despiadado causa en el público.
El hecho de que civilización implique domesticación de los instintos primarios -necesaria por otra parte para propiciar la convivencia y el desarrollo del bienestar de los individuos-, no significa que éstos hayan sido borrados definitivamente del espíritu humano. Y es este sustrato primitivo adherido a la conciencia lo que aflora en determinados momentos y circunstancias en todos los individuos. La capacidad de cada uno para dominar esa latencia irracional es lo que distingue al ser humano civilizado del bárbaro. Ambos pueden reconocer y expresar la verdad desnuda, pero el primero la vestirá con respeto y el segundo con andrajos.
Risto Mejide probablemente no es un cavernícola sino un actor elegido para desempeñar el papel de villano; el envoltorio de un producto para provocar en el público esa extraña y morbosa fascinación por lo bárbaro y brutal aun en aquellos espíritus más bondadosos o que practican el buenismo como máscara de sus debilidades o limitaciones.
El cometido del villano de O.T. es sencillamente provocar en el público una reacción visceral para ganar audiencia a costa de la humillación de los concursantes. Lo preocupante es que entre éstos no haya ninguno con la suficiente estatura civil para poner en evidencia -ridiculizar- la farsa. También preocupante es que haya individuos que tengan una idea tan pobre del público, por no decir de la condición humana; individuos que creen que las personas y la vida se rigen por las leyes de mercado o de la selva. Para estos individuos no hay esperanzas de un mundo mejor ni deseos de hacerlo. [Imagen: Risto Mejide, El Semanal Digital]

sábado, 12 de abril de 2008

¿Quo vadis Cristina K?


El problema básico del gobierno argentino de Cristina Fernández de Kirchner está en el peronismo, un movimiento populista atomizado en infinidad de reyes de taifas. Pero, además, CK tiene otros tres factores de distorsión. El primero radica en la contradicción ideológica que supone creer que hay un peronismo de izquierdas. Tal cosa no existe ni ha existido nunca. El segundo radica en que una sociedad tan machista como la argentina parece no poder soportar la condición de mujer de la presidenta, un hecho que se agrava cuando CK hace coincidir el resentimiento social del lumpen, que el peronismo utiliza para movilizar sus bases, y su propio resentimiento personal frente al sexismo del medio. El tercer factor de distorsión es la propia personalidad de CK, una mujer que no parece estar dotada para el diálogo y que se ve arrastrada a situaciones conflictivas por la prepotencia de su conducta y la arrogancia de su discurso. CK debería mirarse más en el espejo de su colega Michelle Bachelet, que en el de Margaret Thatcher. Un jefe de Estado tiene la obligación de dar ejemplo de sensatez y capacidad política, pues en sus manos está el gobierno, administración y gestión del país, y de la economía y el bienestar de todos sus habitantes. Un jefe de Estado serio no aparecería nunca al lado de individuos como D’Elía.
Es verdad que muchas de las reivindicaciones de los productores del campo son discutibles y que su lock out carece de legitimidad, pero un Estado de derecho tiene mecanismos legales y recursos formales para situar las cosas en su sitio. Un Estado de derecho no utiliza a patotas de piqueteros y camioneros, para disuadir, ni tampoco carga contra la prensa a cuya crítica confunde con oposición. Si bien es cierto que ésta en Argentina no existe, porque toda la actividad política se dirime en el marco del peronismo, el gobierno de CK debería reflexionar y procurar gobernar con responsabilidad y rigor. Debería sacurdirse sus complejos y resentimientos y eliminar de su patrón de conducta los tics autárquicos y caudillescos del peronismo. En el vocabulario práctico de la dirigencia política del país debería figurar la palabra «civilidad» si su propósito es convertir Argentina en una nación moderna y realmente culta ¿o es que la medida de la modernidad y de la cultura la dan los piqueteros?

martes, 8 de abril de 2008

El hombre que será madre


A partir de la entrevista a Thomas Beatie, nativo de Oregón (EE.UU.), publicada por la revista The Advocate todos los mass media del mundo se han hecho eco de la sorprendente noticia. Un hombre será madre. Thomas Beatie se convertirá en el primer hombre en dar a luz a un niño.Es decir, un macho humano cumplirá la función gestatoria propia de una hembra. Pero ¿es realmente así?
Lo cierto es que Thomas Beatie aunque aparezca como varón, con pelo corto y barba, nació mujer. La ingesta de hormonas masculinas y la extirpación de sus pechos le dieron la apariencia masculina con la que su psiquis se identificaba y así buscó y formó pareja con otra mujer. Sin embargo, cabe preguntarse por qué Thomas no acabó totalmente con su condición original y conservó sus órganos reproductores femeninos; por qué, cuando su pareja se reveló incapacitada para tener un hijo, su cuerpo reaccionó y él lo predispuso nuevamente para la maternidad. «Dejé de ponerme las inyecciones de testosterona [...] Mi cuerpo se reguló por sí mismo después de cuatro meses y no tuve que tomar estrógenos o progesterona o cualquier otro fármaco que favoreciera la fertilidad para ayudar la concepción», contó Thomas Beatie a la revista. Después vino la inseminación artificial y el embarazo. Ahora, si todo va bien, el bebé nacerá en julio. Pero las preguntas siguen latentes ¿Será madre un hombre? ¿O lo será una mujer que quizo ser hombre pero que acabó rendida al instinto de la maternidad? ¿Cómo si no explicar esa felicidad de Thomas Beatie cuando siente en su vientre la vida que está gestando? ¿Es necesario subvertir el orden de la naturaleza para asumir nuestra propia identidad? ¿La transgresión quirúrgica no responde a un modo de aceptación de los roles que impone la sociedad? ¿Basta la apariencia para ser?

miércoles, 2 de abril de 2008

Superman al rescate de los derechos de autor


La histórica conculcación de los derechos de autor por parte de las editoriales está contra las cuerdas. Si bien en el mundo anglosajón el filibusterismo editorial parece menos escandaloso que en el hispano, lo cierto es que la reciente huelga de guionistas de Hollywood y ahora el fallo del tribunal federal de Nueva York en favor de los herederos de Jerry Siegel y Joe Shuster, los autores de Superman, han revelado hasta qué punto las editoriales se apropian indebidamente de los derechos de creación. Después de más de setenta años, la sentencia del tribunal estadounidense abre la posibilidad para que otros autores o sus herederos puedan reclamar las regalías generadas por los derechos de sus obras y que las editoriales les esquilmaron mediante contratos draconianos.
En España, la mayoría de las editoriales y los llamados packagers -servicios editoriales- se valen de su posición de fuerza y de una sesgada interpretación de algunos artículos de la Ley de Propiedad Intelectual, para quedarse con ingentes cantidades pertenecientes a los autores, a quienes en muchos casos hasta escamotean sus nombres de las portadas de sus libros o los disimulan en el contexto de un presunto equipo de redactores.
Pero también aquí estas prácticas abusivas perjudiciales para los escritores que viven de su oficio parecen tener los días contados. El Gremi d'Editors de Catalunya ha dado un paso importante en esta dirección. Desde hace unos meses negocia con dos entidades que agrupan a la casi totalidad de los escritores y traductores residentes en esta comunidad autónoma -ACEC (Asociación Colegial de Escritores de Cataluña) y AELC (Associació d'Escriptors en Llengua Catalana)-fórmulas de regulación equitativa del vínculo contractual entre las partes, a fin de hacer efectivo el pago de derechos hasta ahora no reconocidos, y la creación de una comisión o tribunal de arbitraje profesional que normalice las relaciones y favorezca prácticas laborables sanas.
España no es Smallville, pero el aliento de Superman también parece soplar aquí a favor del reconocimiento y pago de los derechos de autor.[Imagen: Superman, de Jerry Siegel y Joe Shuster]