sábado, 31 de enero de 2009

GOOGLE ANTE LOS DERECHOS DE AUTOR

Google parece empeñado en hacer realidad el sueño borgeano de la Biblioteca de Babel. La biblioteca «ilimitada y periódica» que existe ab aeterno. El buscador a través de su programa informático Google Books ya ha digitalizado miles de libros sin permiso con el propósito de crear una biblioteca universal. Una biblioteca infinita donde los libros -como apunta Borges a pie de página atribuyendo la observación a Letizia Álvarez de Toledo- «constan de un número infinito de hojas infinitas» y «cada hoja aparente se desdoblaría en otras análogas; la inconcebible hoja central no tendría revés».
Pero si bien el inquietante y en cierto modo perverso sueño borgeano podría cobrar forma por obra del demiurgo informático, los autores de los libros de la babélica biblioteca no son entes etéreos y, como los demás mortales, están sometidos a las exigencias de una realidad orgánica y material. Sus libros son fruto de un trabajo y éste, en el marco del sistema que ordena el mundo, debe ser remunerado. Ante la demanda interpuesta por autores y editores de EE.UU., Google se ha visto obligado a firmar un acuerdo por el que se compromete a pagar varios millones de dólares a modo de anticipo de derechos y beneficios publicitarios. Este acuerdo, según informan la Federación de Editores de España y CEDRO, tendrá repercusiones directas entre los autores españoles, quienes pueden, en caso de verse afectados pueden iniciar sus trámites de reclamación antes del 27 de febrero.
Pero más allá de estas «vindicaciones», la existencia de una vasta biblioteca virtual ya ha empezado a acelerar la circulación del conocimiento, en la misma medida que el lenguaje se simplifica y las palabras que resisten en un léxico anoréxico pierden su sentido. La pregunta es si es suficiente el acceso al conocimiento sin enseñanza, sin herramientas para digerirlo intelectualmente, para acrecentar el saber de la humanidad. Por lo pronto, como el bibliotecario borgeano, yo también he visto «jóvenes [que] se prosternan ante los libros y besan con barbarie las páginas, pero no saben descifrar una sola letra».

domingo, 25 de enero de 2009

LAS CUENTAS DEL ESCARABAJO

Investigadores de la Universidad de Valencia que estudian la cognición animal han llegado a la conclusión de que los escarabajos de la harina (Tenebrio molitor) pueden contar. Poseen, según estos científicos, un rudimentario «sistema aproximado de número» que les permite determinar de forma imprecisa la cantidad de objetos que perciben. Al parecer, los escarabajos no son los únicos insectos con la presunta facultad de contar, también las abejas de la mil (Apis melifera), estudiosos australianos de la Universidad de Queensland.

El resultado de estos estudios ha planteado la pregunta de si es tan grande la distancia que separa a humano del insecto. Sobre todo si, como afirman, estas capacidades matemáticas no sólo están vinculadas a procesos de aprendizaje, sino también a mecanismos innatos, es decir, no aprendidos.

El «sistema aproximado de número» ya había sido detectado en aves, en una especie de anfibios, algunos peces y en varias especies de mamíferos, como primates y ratas. Este sistema, que permite a los bebés humanos puedan contar antes de saber hablar, es también la base que les permitirá en el futuro contar de forma simbólica.

Dicen los científicos que los complejos procesos cognitivos que llevan al «sistema aproximado de número» están vinculados a la adquisición del lenguaje. Si a esto le añadimos que el gen del lenguaje humano, llamado FoxP2, existe en todos los mamíferos y actúa a través del cerebelo, donde están los circuitos neuronales que regulan las señales nerviosas motoras, es decir, las que mueven los músculos, descubrimos que las distancias entre humanos y animales pueden ser grandes, pero que sus territorios no están incomunicados. El cerebelo, herencia apenas evolucionada de los reptiles, se ocupa del aprendizaje y la coordinación de los movimientos. De modo que ahora, como el protagonista de El escarabajo de oro, de Edgar Allan Poe, podría decir que «sólo queda un punto por aclarar. ¿Qué deduciremos de los esqueletos que encontramos en el agujero?» [Izq. Escarabajo de la harina - Der. Escarabajo pelotero]

domingo, 18 de enero de 2009

ISRAEL, EL MIEDO Y EL ERROR

Mucho antes de que se convirtieran en Israel, los hebreos conocieron el miedo y éste les caló hasta las entrañas. Una amenaza de muerte los obligó al destierro y al olvido de su patria, Ur, y los abocó a la conquista de la Tierra Prometida.
Tras muchos siglos de arduas peripecias, Israel logró asentarse en ella, aunque nunca la conquistaron realmente del todo. Auto ungido «pueblo de dios», nunca consiguió el amor de sus vecinos, y no sin contradicciones y luchas fratricidas pudo crear un reino, que en tiempos de Salomón, el tolerante rey sabio, alcanzó su máxima extensión. Pero el miedo a dios, a sí mismo y a sus vecinos, seguía latiendo en el corazón de Israel.
Ahora ese miedo tiene datos concretos: el crecimiento demográfico de los árabes, en particular de los palestinos, la agresividad de los grupos islamistas -Hamás, Hezbolá, etc.- y la nuclearización de Irán, fortalecido tras la estúpida invasión de Iraq. El miedo ha creado y alimentado esas criaturas del terror que hoy, verdaderamente, amenazan a Israel.
Pero Israel no responde a este peligro, sino a la amenaza de su propio miedo que cree inherente a su identidad y por esto le parece natural responder con esa furia y ese resentimiento ancestrales, desmedidos, que nacen de la intolerancia, de la incapacidad para aceptar y reconocerse en el otro. Este es el trágico error que corrompe a muchas almas buenas.
La ultraderecha militarista que gobierna en connivencia con el judaísmo ultraortodoxo ha cerrado el corazón de Israel y sólo el odio late en él. «¡Anatema!». Como en los tiempos de Nuevo Testamento, sólo cabe la aniquilación del enemigo. «Ningún ser humano consagrado [a Yahveh] como anatema podrá ser rescatado; deberá morir».(Lv. 27,28).
El miedo ha extendido también el campo semántico de la palabra «holocausto» (sacrificio cultual) y lo ha sembrado de minas con la inmoral aquiescencia de las grandes potencias del mundo. Los palestinos y sus aliados no son inocentes, pero esto no justifica el crimen. En estos momentos sólo se me ocurre pedir que apartemos del horror a estos pueblos débiles y temerosos, que les ayudemos a hallar la paz.

domingo, 4 de enero de 2009

¡DIOS, EXISTO!

Siguiendo el recorrido de Londres, la Unión de Ateos y Librepensadores y Ateus de Catalunya hacen campaña negando la existencia de dios. El eslogan colocado en dos autobuses de Barcelona dice: «Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta de la vida». Creer o no creer en la existencia de dios es un acto que revela los límites de la inteligencia humana para comprender el misterio de la existencia del universo y del propio ser humano. No tiene nada que ver con las religiones, aunque éstas hayan monopolizado esa inquietud existencial. Por esta razón es llamativa una campaña misional sobre una inexistencia que ni siquiera se asegura, del mismo modo que esa cerveza de la que se dice que «probablemente es la mejor del mundo». Acaso yo mismo estoy cayendo en la trampa; en esta descarada ceremonia de la confusión y de frivolización de las convicciones fundamentales, tengan el nombre de dios o de principios morales, éticos o ideológicos. La sorprendente campaña plantea no obstante un decálogo de interrogantes sobre sus propósitos:
  1. ¿La creencia en la existencia de dios es de verdad causa de tanta preocupación que impide disfrutar de la vida?
  2. ¿Los ateos son «cristianos» tan entregados al goce de la vida que se creen que son los únicos que pueden hacerlo?
  3. ¿Con esta campaña quieren activar los mercados y acabar con divina crisis económica?
  4. ¿Es un anuncio trampa de una secta religiosa atea?
  5. ¿O de una gaseosa?
  6. ¿Han descubierto que es más fácil meterse con dios porque no existe antes que con las multinacionales religiosas que ya han registrado el nombre y controlan su uso?
  7. ¿Quiénes son sus patrocinadores? ¿Religiosos frívolos o ateos fundamentalistas?
  8. ¿Será la campaña el primer paso de una nueva estrategia mercadotécnica diseñada por los propagandistas del Vaticano para controlar todo el comercio de almas?
  9. ¿Los presuntos miembros del UAL llevan en la solapa una chapa con la leyenda Soy ateo, gracias a dios?
  10. ¿Los cartesianos sustituirán de ahora en más el famoso Pienso, luego existo por ¡Dios, existo!?