viernes, 4 de abril de 2014

MILITARISMO SOCIOLÓGICO

El golpe militar de 1930 no sólo quebró el orden constitucional de Argentina e interrumpió el desarrollo de la democracia inaugurada en 1917, sino que dio continuidad al caudillismo y sentó las bases de un pensamiento militar que caló en las capas más profundas del comportamiento social de los argentinos.

Cuando, el 6 de septiembre de 1930, el general José Félix Uriburu derrocó al presidente Hipólito Yrigoyen  y quebró el orden constitucional inauguró al mismo tiempo una era infame tutelada por el estamento militar. Pero más allá del dominio fáctico que ejerció sobre las instituciones y estructuras del Estado y la vida civil, las casta militar influyó poderosamente en el imaginario social inculcando a los ciudadanos, independientemente de la clase a la que perteneciera, su visión del mundo y sus formas de comportamiento. Es por ello que casi sin darse cuenta la mayoría de los argentinos, incluso ciudadanos sensibles, inteligentes y bien formados intelectualmente, ha internalizado las conductas militares hasta el punto de contaminar el lenguaje con el que se expresa y con el que, consecuentemente, ordena sus vidas y las relaciones con los demás. Todo está inficionado de militarismo, desde el nomenclátor de ciudades y pueblos, escandalosamente dominado por generales, coroneles, capitanes, cabos y sargentos, hasta la identificación del rigor y la disciplina como algo propio del militar  sin caer en la cuenta de que ambos son hijos de la cultura, la voluntad y la responsabilidad y no de la prepotencia, la severidad excesiva y del ordeno y mando (¡no piense, obedezca!).
En medio de todo esto la violencia que conlleva lo militar ha dejado una herencia malsana que se traduce en una permanente tensión, ahora patente y patética en el discurso político, en el tono de las discusiones televisivas, en el patrioterismo y en una distorsionada y desfasada interpretación de los roles que se desempeñaron en la resistencia contra el autoritarismo en general y el terrorismo de Estado en particular. ¿Cómo es posible que se invite a un festival folklórico a una banda militar y peor aún que se la deje interpretar el pericón, baile nacional argentino, con ritmo de marcha castrense?
 En este sentido, también es chocante que, en los sectores progresistas, aún se siga hablando de "militancia" para reivindicar al parecer a quienes tomaron y toman una actitud opositora a las fuerzas que conculcan los derechos y las libertades cívicas, y hasta se propongan monumentos o espacios públicos a esa "militancia". ¿Por qué no una plaza o una calle o un monumento a la civilidad o a la ciudadanía? Porque del mismo modo que el neoliberalismo desprestigió al Estado en beneficio de lo privado, es decir, de las grandes corporaciones, el militarismo hizo lo propio con lo civil y, aún los demócratas progresistas y bien intencionados, prefieren  ser "soldados" de un ejército, de un partido, de una iglesia, etc. antes que reconocerse, con orgullo, ciudadanos libres que conforman una comunidad libre.
En este mismo sentido, más allá de que el Estado y la sociedad les deba un reconocimiento y un respeto a los soldados que lucharon en Malvinas, tal reconocimiento y respeto debe hacerse desde su consideración de víctimas de una Dictadura terrorista equiparables a los muertos, desaparecidos, presos y desterrados y no como "héroes que lucharon por la patria". ¿O es que tiene más valor, más coraje, el soldado que se enfrenta a las bombas por obediencia debida a los generales que fraguaron la guerra para perpetuarse en el poder que el civil que fue asesinado, torturado u obligado al exilio por los mismos generales? 

LA [MALA] LENGUA COMO SIGNO [EQUÍVOCO] DE EQUIDAD

La lengua es un soberbio y sólido sistema de comunicación humana, que va absorbiendo progresivamente los cambios que impone la evolución so...