Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2015

COLAPSO Y DERRUMBE DEL CAPITALISMO

La actual crisis -económica, política y cultural- mundial es el principal síntoma del agotamiento de una equívoca idea de la libertad sobre la que se construyó, desarrolló y proyectó la civilización capitalista occidental.
Lo que se ha dado en llamar "crisis económica mundial" no es  otra cosa que la aceleración del proceso de desintegración del capitalismo y con él el derrumbe de la civilización que se construyó sobre dicho sistema y sobre una equívoca noción de la libertad. Así como la naturaleza mítica del pensamiento y las limitaciones de la ciencia y de los mecanismos productivos, y el agotamiento de los sistemas políticos medievales determinaron el fin del feudalismo, en el siglo XVIII, la Revolución Industrial y la Revolución francesa no sólo certificaron dicho fin liquidando el sistema artesanal de producción y el antiguo régimen, sino que impusieron las líneas político-morales del nuevo orden que regiría el mundo sobre la base doctrinaria liberal y un vertiginoso avan…

EN LA GRECIA DE TSIPRAS COMO EN EL CONGO DE LUMUMBA

La actual crisis sistémica del capitalismo mundial se analiza habitualmente a partir de coordenadas económicas, como si éstas se hubiesen desarrollado mecánicamente al margen de las conductas y acciones humanas. Se olvida que en el origen de toda quiebra económica a gran escala subyacen las conductas individuales al margen de la ética de quienes controlan el poder. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, el mundo quedó dividido en dos grandes bloques ideológicos, cuyos centros de poder, al tiempo que trazaban sus propios mapas políticos interiores y en las zonas de influencia iniciaban una nueva y sorda lucha por la hegemonía planetaria que se dio en llamar Guerra fría y que se tradujo, entre otros hechos significativos, en el estado de bienestar occidental, en la carrera espacial y en guerras locales limitadas no sólo por el control ideológico-político de determinados países sino también y, sobre todo, por el aprovechamiento de las riquezas naturales de los mismos por parte de las em…

¿PENSAR EN EL LECTOR?

Plantear si se piensa o no en el lector a la hora de escribir es como plantear si vemos con los ojos. Toda escritura, en tanto manifestación gráfica del lenguaje hablado, es comunicación. Por lo tanto es imposible escribir para sí mismo. Ninguna escritura es autista. Siempre se escribe para un lector. Siempre se escribe para transmitir algo a otro. Aun las formas más herméticas se producen para ser interpretadas por los elegidos de mantener la ficción de lo secreto, la pervivencia de lo eléusico a través del tiempo. De aquí que toda escritura críptica siempre tenga su Rosetta. 
Leonardo da Vinci utilizaba la escritura especular con la pretensión de mantener el secreto de sus reflexiones o descubrimientos a sabiendas de que era un ingenioso obstáculo que requería cierta habilidad tanto para producirla como para leerla. Para Leonardo, su escritura especular era un recurso de disuasión para el simple o para el ladrón y al mismo tiempo un modo de conservación y transmisión del conocimient…