Ir al contenido principal

ARGENTINA, IMPRESIONES DE VIAJE

Concluida la visita de casi dos meses a Argentina y aún bajo los efectos de una intensa experiencia emocional que no pretendo ocultar, apunto algunas impresiones que sintetizan, desde el punto de vista del «argentino accidental», los trazos de un paisaje social escindido entre la virtualidad televisiva y política y la realidad.
La primera impresión es que la sociedad argentina es esencialmente pasional y todo, o casi todo, lo somete al veredicto de las vísceras -las tripas, el corazón- antes que al de la razón. Esta particularidad es el principal alimento de una clase dirigente -política, deportiva, empresarial, sindical- que ha sido incapaz de establecer vínculos naturales entre la ciudadanía y las instituciones de gobierno, con el agravante de los tics autoritarios dejados por décadas de hegemonía militar. Esto explica el cinismo socarrón, la prepotencia gubernamental, el poder de las mafias sindicales, el renacimiento del poder de la oligarquía agropecuaria y el activismo lumpen, que llega al extremo de cortar autopistas para reclamar al gobierno ¡diez mil pollos para festejar la Navidad!
Desde la atalaya europea se ve Argentina como un país caótico y violento, donde se comete un crimen cada minuto y tanto éstos como los accidentes son utilizados por los grupos políticos para combatirse. Sin embargo, allí, y sobre todo en el interior, los viajeros se encuentran con un país tranquilo, de gentes amables y hospitalarias, cualquiera sea su condición social o su situación económica; se encuentran con sectores obreros empeñados en romper la verticalidad de las organizaciones sindicales tradicionales y grupos que buscan la integración efectiva de los marginados en el espacio productivo. El «pero» de este loable esfuerzo es que está lastrado por el voluntarismo -pasión, visceralidad- y que no responde a un proyecto político racional despojado del todo del farfullo populista o sesentista. Aún así, esta es la parte de la sociedad argentina llamada a cambiar el país y a devolverle al pueblo su componente ciudadano. Quiero decir, su civilidad, su conciencia de responsabilidad en la elección de representantes idóneos para la gestión de la res pública y la lucha contra la barbarie.

Entradas populares de este blog

LITERATURA DE ALTO CONSUMO Y BAJO CONTENIDO

En los primeros años de la segunda década del siglo XXI, la literatura constata el total divorcio entre la creación literaria y la producción editorial, como consecuencia de la deriva mercantil de la sociedad de consumo. Pero, además de los económicos, también han incidido en la conformación de este cuadro factores ideológicos de un invisible totalitarismo.
La existencia del divorcio entre la literatura como creación artística y el negocio editorial no es algo abstracto sino concreto que tanto el escritor como el lector pueden observar a simple vista.
En primer lugar vemos, como en el sector alimentario y sin olvidar que en los supermercados también se venden libros, cómo las grandes superficies, reales y virtuales, han desplazado a las librerías de libreros, quienes no pueden seguir el vertiginoso ritmo de las novedades que ocupan/desocupan sus mesas y sus estanterías. La novedad y el entretenimiento se constituyen en los pilares maestros de toda lectura y no, como en realidad son, l…

RISUS PASCHALIS

Durante la alta Edad Media, en la Europa germánica, los sacerdotes, mientras celebraban la misa pascual, tenían por costumbre divertir a los fieles diciendo y haciendo chistes y gestos obscenos ante el altar. Esta costumbre era conocida como risus paschalis. La risa y el sexo eran expresiones naturales de la vida de aquellas gentes que no hubiesen entendido una religión que las marginara.  Jesús, aceptemos su realidad histórica o su ficción mística, fue acaso el primero en proponer la noción de amor al prójimo y exaltar el gozo de la vida y muy probablemente por este motivo fue perseguido, torturado y muerto por las fuerzas más reaccionarias de su época. El cristianismo, a lo largo de los siglos no sólo olvidó el mensaje original de su mentor, sino que centró en el dolor y el sacrificio el camino de la salvación de las almas y, sustituyendo el pez, expresión del alimento espiritual, elevó a la categoría de símbolo el instrumento de la tortura, la cruz. Bajo el estandarte de la cruz se l…

LA FACTURA DE TERMINATOR

Los duros ajustes anunciados por el presidente Rodríguez Zapatero en España como inmediata respuesta a la llamada del presidente estadounidense Barak Obama ponen de manifiesto la fragilidad de las autonomías política y económica de las naciones periféricas, es decir de aquellas que giran alrededor de algún núcleo de poder. Y el único poder real que gobierna el planeta es el económico y más concretamente el poder económico-financiero.
Jean-Jacques Rousseau fue quien definió la noción de soberanía como el poder del pueblo, el cual mediante un contrato social lo delega en unos representantes, que constituyen el gobierno. Emmanuel-Joseph Sieyés consideró que no era el pueblo el depositario de ese poder sino la nación. La idea de soberanía nacional sustentada en el poder político prevaleció hasta bien avanzado el siglo XX. Sin embargo, el poder económico debido a los avances del capitalismo, en sus vertientes imperialistas, a los que hay que añadir la caída de la URSS y la acción depredador…