Ir al contenido principal

¡DIEZ MIL POLLOS Y LOS DERECHOS DE AUTOR!

En vísperas de Navidad de 2009, grupos de piqueteros argentinos cortaban la autopista de Buenos Aires al aeropuerto internacional de Ezeiza y otros se concentraban frente a supermercados de la capital pidiendo diez mil pollos y bolsones de comida para tener una «Navidad feliz». Lo que surgió como un movimiento de resistencia de desocupados frente a las políticas ultraliberales implementadas por el FMI se convirtió con el tiempo en una fuerza de choque de los políticos populistas, quienes la financian con subsidios generales y prebendas a sus fieles «dirigentes». En estos grupos de desocupados crónicos, se ha instalado la cultura del subsidio y la obligatoriedad del Gobierno y de la sociedad de alimentarlos y mantenerlos bajo amenaza de cortar autopistas, saquear supermercados, atacar el Congreso e invadir el centro de las ciudades armados de palos y abanderados con la enseña nacional. Para los piqueteros argentinos, la cultura de la gratuidad es algo legítimo y natural en tanto ellos son el verdadero pueblo y como tal tiene el derecho a la alimentación y a la vivienda. No hablan del derecho al trabajo y por la sencilla razón de que ya cobran un subsidio para que sigan desocupados y permanezcan «en lucha» renuncian a ejercerlo.
Pero la cultura de la gratuidad no es patrimonio exclusivo de los piqueteros argentinos, sino también de un gran sector social de los países desarrollados que a la sombra de internet creen que todo lo que aparezca en la red es suyo. Desde el estudiante que corta y pega información en un trabajo práctico y lo presenta como propio hasta el que descarga música, películas y libros en nombre de derechos fundamentales como el derecho a la información. Como en el caso de los piqueteros que piden pollos para comer en Navidad, los que reclaman contenidos gratuitos parten del falaz argumento de que todo lo que aparezca en la red es de dominio público fomentado por las grandes plataformas, cuyo negocio consiste en el flujo de datos cualquiera sea el contenido de los mismos. De aquí que dé lo mismo transferir música o promover cadenas de mails para ayudar a un supuesto niño perdido o enfermo. Este es el negocio.
El fomento de la idea de gratuidad es el subsidio que las plataformas dan a los internautas para que sigan desocupados y permanezcan «en lucha», sin pensar en que esa gratuidad conculca derechos fundamentales de millones de trabajadores, para quienes la creación de contenidos artísticos es su medio de vida. Atentar contra los derechos de autor que genera la propiedad intelectual es conculcar un derecho fundamental del trabajador, como es el de percibir una remuneración por su trabajo. En el marco del actual sistema económico, la gratuidad de los productos culturales no existe, pues tales productos tienen un coste que ha de ser satisfecho. Esto no invalida que haya individuos o grupos que decidan ceder esos derechos o exponer gratuitamente sus obras en la red o en cualquier otro lugar. Están también en su derecho hacerlo, pero no lo están al querer imponer una decisión particular al resto de los trabajadores culturales, autores de contenidos o criadores de pollos.
Imagen: Olga Lucía Aldana

Entradas populares de este blog

LITERATURA DE ALTO CONSUMO Y BAJO CONTENIDO

En los primeros años de la segunda década del siglo XXI, la literatura constata el total divorcio entre la creación literaria y la producción editorial, como consecuencia de la deriva mercantil de la sociedad de consumo. Pero, además de los económicos, también han incidido en la conformación de este cuadro factores ideológicos de un invisible totalitarismo.
La existencia del divorcio entre la literatura como creación artística y el negocio editorial no es algo abstracto sino concreto que tanto el escritor como el lector pueden observar a simple vista.
En primer lugar vemos, como en el sector alimentario y sin olvidar que en los supermercados también se venden libros, cómo las grandes superficies, reales y virtuales, han desplazado a las librerías de libreros, quienes no pueden seguir el vertiginoso ritmo de las novedades que ocupan/desocupan sus mesas y sus estanterías. La novedad y el entretenimiento se constituyen en los pilares maestros de toda lectura y no, como en realidad son, l…

RISUS PASCHALIS

Durante la alta Edad Media, en la Europa germánica, los sacerdotes, mientras celebraban la misa pascual, tenían por costumbre divertir a los fieles diciendo y haciendo chistes y gestos obscenos ante el altar. Esta costumbre era conocida como risus paschalis. La risa y el sexo eran expresiones naturales de la vida de aquellas gentes que no hubiesen entendido una religión que las marginara.  Jesús, aceptemos su realidad histórica o su ficción mística, fue acaso el primero en proponer la noción de amor al prójimo y exaltar el gozo de la vida y muy probablemente por este motivo fue perseguido, torturado y muerto por las fuerzas más reaccionarias de su época. El cristianismo, a lo largo de los siglos no sólo olvidó el mensaje original de su mentor, sino que centró en el dolor y el sacrificio el camino de la salvación de las almas y, sustituyendo el pez, expresión del alimento espiritual, elevó a la categoría de símbolo el instrumento de la tortura, la cruz. Bajo el estandarte de la cruz se l…

LA FACTURA DE TERMINATOR

Los duros ajustes anunciados por el presidente Rodríguez Zapatero en España como inmediata respuesta a la llamada del presidente estadounidense Barak Obama ponen de manifiesto la fragilidad de las autonomías política y económica de las naciones periféricas, es decir de aquellas que giran alrededor de algún núcleo de poder. Y el único poder real que gobierna el planeta es el económico y más concretamente el poder económico-financiero.
Jean-Jacques Rousseau fue quien definió la noción de soberanía como el poder del pueblo, el cual mediante un contrato social lo delega en unos representantes, que constituyen el gobierno. Emmanuel-Joseph Sieyés consideró que no era el pueblo el depositario de ese poder sino la nación. La idea de soberanía nacional sustentada en el poder político prevaleció hasta bien avanzado el siglo XX. Sin embargo, el poder económico debido a los avances del capitalismo, en sus vertientes imperialistas, a los que hay que añadir la caída de la URSS y la acción depredador…