martes, 8 de abril de 2008

El hombre que será madre


A partir de la entrevista a Thomas Beatie, nativo de Oregón (EE.UU.), publicada por la revista The Advocate todos los mass media del mundo se han hecho eco de la sorprendente noticia. Un hombre será madre. Thomas Beatie se convertirá en el primer hombre en dar a luz a un niño.Es decir, un macho humano cumplirá la función gestatoria propia de una hembra. Pero ¿es realmente así?
Lo cierto es que Thomas Beatie aunque aparezca como varón, con pelo corto y barba, nació mujer. La ingesta de hormonas masculinas y la extirpación de sus pechos le dieron la apariencia masculina con la que su psiquis se identificaba y así buscó y formó pareja con otra mujer. Sin embargo, cabe preguntarse por qué Thomas no acabó totalmente con su condición original y conservó sus órganos reproductores femeninos; por qué, cuando su pareja se reveló incapacitada para tener un hijo, su cuerpo reaccionó y él lo predispuso nuevamente para la maternidad. «Dejé de ponerme las inyecciones de testosterona [...] Mi cuerpo se reguló por sí mismo después de cuatro meses y no tuve que tomar estrógenos o progesterona o cualquier otro fármaco que favoreciera la fertilidad para ayudar la concepción», contó Thomas Beatie a la revista. Después vino la inseminación artificial y el embarazo. Ahora, si todo va bien, el bebé nacerá en julio. Pero las preguntas siguen latentes ¿Será madre un hombre? ¿O lo será una mujer que quizo ser hombre pero que acabó rendida al instinto de la maternidad? ¿Cómo si no explicar esa felicidad de Thomas Beatie cuando siente en su vientre la vida que está gestando? ¿Es necesario subvertir el orden de la naturaleza para asumir nuestra propia identidad? ¿La transgresión quirúrgica no responde a un modo de aceptación de los roles que impone la sociedad? ¿Basta la apariencia para ser?