domingo, 4 de enero de 2009

¡DIOS, EXISTO!

Siguiendo el recorrido de Londres, la Unión de Ateos y Librepensadores y Ateus de Catalunya hacen campaña negando la existencia de dios. El eslogan colocado en dos autobuses de Barcelona dice: «Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta de la vida». Creer o no creer en la existencia de dios es un acto que revela los límites de la inteligencia humana para comprender el misterio de la existencia del universo y del propio ser humano. No tiene nada que ver con las religiones, aunque éstas hayan monopolizado esa inquietud existencial. Por esta razón es llamativa una campaña misional sobre una inexistencia que ni siquiera se asegura, del mismo modo que esa cerveza de la que se dice que «probablemente es la mejor del mundo». Acaso yo mismo estoy cayendo en la trampa; en esta descarada ceremonia de la confusión y de frivolización de las convicciones fundamentales, tengan el nombre de dios o de principios morales, éticos o ideológicos. La sorprendente campaña plantea no obstante un decálogo de interrogantes sobre sus propósitos:
  1. ¿La creencia en la existencia de dios es de verdad causa de tanta preocupación que impide disfrutar de la vida?
  2. ¿Los ateos son «cristianos» tan entregados al goce de la vida que se creen que son los únicos que pueden hacerlo?
  3. ¿Con esta campaña quieren activar los mercados y acabar con divina crisis económica?
  4. ¿Es un anuncio trampa de una secta religiosa atea?
  5. ¿O de una gaseosa?
  6. ¿Han descubierto que es más fácil meterse con dios porque no existe antes que con las multinacionales religiosas que ya han registrado el nombre y controlan su uso?
  7. ¿Quiénes son sus patrocinadores? ¿Religiosos frívolos o ateos fundamentalistas?
  8. ¿Será la campaña el primer paso de una nueva estrategia mercadotécnica diseñada por los propagandistas del Vaticano para controlar todo el comercio de almas?
  9. ¿Los presuntos miembros del UAL llevan en la solapa una chapa con la leyenda Soy ateo, gracias a dios?
  10. ¿Los cartesianos sustituirán de ahora en más el famoso Pienso, luego existo por ¡Dios, existo!?