Ir al contenido principal

LA RISA DEL GENERAL OMAR AL-BASHIR

El Tribunal Penal Internacional (TPI) de la Haya, que ha juzgado y condenado a Charles Taylor de Liberia, Slobodan Milosevic de Yugoslavia y Milan Milutinovic de Serbia por crímenes de guerra, acaba de dictar orden de captura contra el general Omar al-Bashir, presidente de Sudán. El TPI acusa a al-Bashir de crímenes de guerra y contra la humanidad. Sin embargo, el general sudanés se ríe de la orden del alto tribunal y masas enardecidas vitorean su soberbia criminal.

Hay muchos elementos para analizar sobre el vínculo visceral de los dictadores con las masas populares, a las que por otra parte sus esbirros masacran y aterrorizan, pero ahora tal vez convenga llamar la atención sobre la situación de los derechos humanos y el deterioro institucional de los organismos encargados de hacerlos cumplir.

Al acabar la Segunda Guerra Mundial y constituirse la ONU pareció iniciarse, no obstante la partición del mundo en dos bloques ideológicos, una nueva era marcada por los esfuerzos para alcanzar una convivencia pacífica. La Declaración Universal de los Derechos Humanos, el 10 de diciembre de 1948, alentó esa idea. Desde entonces se ha trabajado mucho y se han alcanzado importantes avances que ahora parecen quedar neutralizados, precisamente por la acción demoledora contra ellos ejercida por la mayor potencia del mundo. El daño ocasionado por la política de EE.UU. desde la época de Reagan hasta ahora es enorme. Pero no es el único culpable. También la hipocresía de los gobiernos europeos ha contribuido a minar la fuerza institucional y moral de la ONU y del TPI que, además, carecen de fuerza coercitiva para hacer cumplir sus decisiones. Basta preguntarse qué autoridad puede tener el TPI para arrestar a al-Bashir si tampoco la tiene para sentar, entre otros, a George Bush en el banquillo. Muchos pondrán el grito en el cielo por esta comparación, pero si se mira objetivamente, se verá que lo que diferencia a ambos es sólo cuestión de estilo. Mientras tanto, la muerte de más de 300.000 personas, además de las miles de torturadas y violadas, y el desplazamiento de dos millones y medio durante la guerra de Darfur sigue impune. El general Omar al-Bashir ríe mientras los sudaneses, despojados hasta de dudas hamletianas, se preguntan cada día si sobrevivirán a tanta barbarie.

Entradas populares de este blog

LITERATURA DE ALTO CONSUMO Y BAJO CONTENIDO

En los primeros años de la segunda década del siglo XXI, la literatura constata el total divorcio entre la creación literaria y la producción editorial, como consecuencia de la deriva mercantil de la sociedad de consumo. Pero, además de los económicos, también han incidido en la conformación de este cuadro factores ideológicos de un invisible totalitarismo.
La existencia del divorcio entre la literatura como creación artística y el negocio editorial no es algo abstracto sino concreto que tanto el escritor como el lector pueden observar a simple vista.
En primer lugar vemos, como en el sector alimentario y sin olvidar que en los supermercados también se venden libros, cómo las grandes superficies, reales y virtuales, han desplazado a las librerías de libreros, quienes no pueden seguir el vertiginoso ritmo de las novedades que ocupan/desocupan sus mesas y sus estanterías. La novedad y el entretenimiento se constituyen en los pilares maestros de toda lectura y no, como en realidad son, l…

RISUS PASCHALIS

Durante la alta Edad Media, en la Europa germánica, los sacerdotes, mientras celebraban la misa pascual, tenían por costumbre divertir a los fieles diciendo y haciendo chistes y gestos obscenos ante el altar. Esta costumbre era conocida como risus paschalis. La risa y el sexo eran expresiones naturales de la vida de aquellas gentes que no hubiesen entendido una religión que las marginara.  Jesús, aceptemos su realidad histórica o su ficción mística, fue acaso el primero en proponer la noción de amor al prójimo y exaltar el gozo de la vida y muy probablemente por este motivo fue perseguido, torturado y muerto por las fuerzas más reaccionarias de su época. El cristianismo, a lo largo de los siglos no sólo olvidó el mensaje original de su mentor, sino que centró en el dolor y el sacrificio el camino de la salvación de las almas y, sustituyendo el pez, expresión del alimento espiritual, elevó a la categoría de símbolo el instrumento de la tortura, la cruz. Bajo el estandarte de la cruz se l…

LA FACTURA DE TERMINATOR

Los duros ajustes anunciados por el presidente Rodríguez Zapatero en España como inmediata respuesta a la llamada del presidente estadounidense Barak Obama ponen de manifiesto la fragilidad de las autonomías política y económica de las naciones periféricas, es decir de aquellas que giran alrededor de algún núcleo de poder. Y el único poder real que gobierna el planeta es el económico y más concretamente el poder económico-financiero.
Jean-Jacques Rousseau fue quien definió la noción de soberanía como el poder del pueblo, el cual mediante un contrato social lo delega en unos representantes, que constituyen el gobierno. Emmanuel-Joseph Sieyés consideró que no era el pueblo el depositario de ese poder sino la nación. La idea de soberanía nacional sustentada en el poder político prevaleció hasta bien avanzado el siglo XX. Sin embargo, el poder económico debido a los avances del capitalismo, en sus vertientes imperialistas, a los que hay que añadir la caída de la URSS y la acción depredador…