Ir al contenido principal

AMOR, SEXO Y EL OJO [CIENTÍFICO]


Un grupo de científicos estadounidenses de distintas universidades ha metido mano al sexo y al amor. Su propósito es conocer las íntimas reacciones químicas que intervienen en el sentimiento amoroso y la pulsión sexual. Sus resultados son llamativos, pero no dejan en claro si son dos cosas diferentes o dos caras de una sola.

Lo que han abordado los científicos no es el amor entendido como una de las formas de la identidad humana universal y que puede llamarse "amor al prójimo", sino como sentimiento de atracción física y espiritual que lleva a dos personas a buscar el íntimo abrazo y, en muchos casos, a mantenerlo durante largo tiempo. Pero, como el ser humano no deja de ser un animal racional, esa atracción que puede ser exclusivamente física se la sublima con la etiqueta del amor. 
Ya sea sentimiento amoroso o pulsión sexual lo que habitualmente se llama amor, lo cierto es que, según informa el diario ABC, investigadores de la Universidad de Stanford han comprobado que las reacciones químicas que una u otra o ambas provocan que el cerebro secrete dopamina -hormona neurotransmisora que influye en el estado de ánimo- que tiene efectos calmantes y placenteros. El momento analgésico culminante es el del orgasmo, el cual, según Barry Komisaruk, de la Universidad de Nueva Jersey, además de conferir una mayor sensibilidad al tacto, puede disminuir, en el caso de las mujeres, hasta el 50% el dolor.
Por su parte, científicos de la universidad neoyorquina de Siracusa, han constatado la verdad sobre el amor a primera vista, el cual puede tardar un quinto de segundo en producirse. Para alcanzar una respuesta tan fulminante, las dos personas implicadas han activado al verse doce áreas de su cerebro que liberan la dichosa dopamina y otras sustancias euforizantes, como la oxitocina y la adrenalina. La jefa del equipo de esta Universidad es la doctora Stephanie Ortigue, curioso apellido que me recuerda que los hipocráticos griegos utilizaban para curar la impotencia masculina un ungüento a base de aceite y pimienta en polvo que fregaban con un manojo de ortigas en el pene y el ano del impotente.
En lo relativo a las diferencias entre géneros, los neurosiquiátras dan por cierta la creencia popular en que el hombre piensa más en el sexo que la mujer, la cual lo hace tres veces menos que aquél. Para justificar esta tendencia sostienen que la zona del cerebro masculino que activa la sexualidad es dos veces y media mayor que la zona equivalente del cerebro femenino. Esto viene también a confirmar el mito según el cual todos los hombres son hermafroditas, pues tienen el pene entre las piernas y el sexo femenino en la mente. También explica, según los resultados de una reciente encuesta realizada en España, que un tercio de los varones españoles requiera los servicios de una prostituta. 


Entradas populares de este blog

LITERATURA DE ALTO CONSUMO Y BAJO CONTENIDO

En los primeros años de la segunda década del siglo XXI, la literatura constata el total divorcio entre la creación literaria y la producción editorial, como consecuencia de la deriva mercantil de la sociedad de consumo. Pero, además de los económicos, también han incidido en la conformación de este cuadro factores ideológicos de un invisible totalitarismo.
La existencia del divorcio entre la literatura como creación artística y el negocio editorial no es algo abstracto sino concreto que tanto el escritor como el lector pueden observar a simple vista.
En primer lugar vemos, como en el sector alimentario y sin olvidar que en los supermercados también se venden libros, cómo las grandes superficies, reales y virtuales, han desplazado a las librerías de libreros, quienes no pueden seguir el vertiginoso ritmo de las novedades que ocupan/desocupan sus mesas y sus estanterías. La novedad y el entretenimiento se constituyen en los pilares maestros de toda lectura y no, como en realidad son, l…

RISUS PASCHALIS

Durante la alta Edad Media, en la Europa germánica, los sacerdotes, mientras celebraban la misa pascual, tenían por costumbre divertir a los fieles diciendo y haciendo chistes y gestos obscenos ante el altar. Esta costumbre era conocida como risus paschalis. La risa y el sexo eran expresiones naturales de la vida de aquellas gentes que no hubiesen entendido una religión que las marginara.  Jesús, aceptemos su realidad histórica o su ficción mística, fue acaso el primero en proponer la noción de amor al prójimo y exaltar el gozo de la vida y muy probablemente por este motivo fue perseguido, torturado y muerto por las fuerzas más reaccionarias de su época. El cristianismo, a lo largo de los siglos no sólo olvidó el mensaje original de su mentor, sino que centró en el dolor y el sacrificio el camino de la salvación de las almas y, sustituyendo el pez, expresión del alimento espiritual, elevó a la categoría de símbolo el instrumento de la tortura, la cruz. Bajo el estandarte de la cruz se l…

LA FACTURA DE TERMINATOR

Los duros ajustes anunciados por el presidente Rodríguez Zapatero en España como inmediata respuesta a la llamada del presidente estadounidense Barak Obama ponen de manifiesto la fragilidad de las autonomías política y económica de las naciones periféricas, es decir de aquellas que giran alrededor de algún núcleo de poder. Y el único poder real que gobierna el planeta es el económico y más concretamente el poder económico-financiero.
Jean-Jacques Rousseau fue quien definió la noción de soberanía como el poder del pueblo, el cual mediante un contrato social lo delega en unos representantes, que constituyen el gobierno. Emmanuel-Joseph Sieyés consideró que no era el pueblo el depositario de ese poder sino la nación. La idea de soberanía nacional sustentada en el poder político prevaleció hasta bien avanzado el siglo XX. Sin embargo, el poder económico debido a los avances del capitalismo, en sus vertientes imperialistas, a los que hay que añadir la caída de la URSS y la acción depredador…