viernes, 14 de marzo de 2008

El vacío del Universo


Cuando alzamos la vista al cielo apenas si percibimos, más allá del escudo atmosférico del planeta, el brillo de millones de astros flotando en un cosmos que imaginamos infinito y vacío. Sin embargo, esta vacuidad cósmica es materia oscura, una vasta estructura que no emite ni refleja la luz y sobre la cual se sustentan las estrellas y las galaxias.

Científicos del proyecto COSMOS (Cosmic Evolution Survey) han podido deducir la existencia de esta materia oscura a partir de los movimientos de los objetos cercanos y, a través de miles de fotografías astronómicas, producir una simulación informática de una diminuta región del cosmos de 1.500 años luz. El resultado es un mapa tridimensional de una estructura gaseosa constituida por una trama de filamentos de cientos de millones de años luz de longitud que conectan los grupos de galaxias.

Resulta así que el vacío cósmico es un organismo vivo, cuyo oscuro latido es acaso el que oyen los poetas que se asoman al abismo; los que perciben el silencio primordial, cuya resonancia suprema, el nada sánscrito, forma al condensarse la nota que contiene toda la energía del lenguaje y de la creación. [Foto: ESA. Comparación de materia visible y materia oscura de una misma zona del Universo].

LA [MALA] LENGUA COMO SIGNO [EQUÍVOCO] DE EQUIDAD

La lengua es un soberbio y sólido sistema de comunicación humana, que va absorbiendo progresivamente los cambios que impone la evolución so...